“La casa vieja” parte 2

Eso de dejar la historia en suspenso (cliffhanger) es bastante interesante, de ahí se me ocurren (al menos de momento) dos posibles rutas a tomar: o doy un incremento en la historia, subiendo el pico de las emociones, o bien, doy un bajón estilo “coitus interruptus” y en vez de llegar a un clímax, doy un freno y empezamos de cero, jajajaja, adivinen cual será la que están por leer.

Aún no estoy seguro de cual debería ser el “largo” del texto, como cual debería ser el tiempo entre entrada y entrada; si mantengo ésta extensión, creo poder cumplir sin muchos problemas una entrada por día, pero a diferencia de la primera parte, ésta segunda parte creo no tiene tanta “carnita”, no hay mucha información, digo, me agradó pues experimente lo que es “crear” un escenario coherente en su flora, fauna y clima, tratando que no sea algo como una zona tropical con coníferas y leones, que si bien en el reino de la imaginación se puede todo, si se trata de ser “realista”, ya no queda muy “fiel”. Esto me hace pensar que quizá incrementar el contenido y publicar cada semana aproximadamente, pudiese ser también una buena opción. Si ven abajo del titulo de las entradas, hay unos “iconos” de información, uno de esos indica el tiempo aproximado que uno puede tardar para leer la publicación (adoro esa herramienta, fue una de las razones de porque elegí esa “presentación” para la página); quisiera que no fuera más de 10 minutos pues se que todos tenemos responsabilidades y cosas por hacer, y quizá dedicarle 30 minutos o una hora puede ser demasiado, pero no se, es algo que me gustaría escuchar su opinión para ajustar la cantidad de contenido que suba por entrada.

Otra cosa que me gustaría mencionar, es que la primera parte era lo que tenía escrito previamente, con unas revisiones, pero es el texto original que empecé a escribir hace varios años atrás. No estoy seguro hacia donde quería llevar la historia mi yo del pasado, pues no dejé notas, entonces puede que sientan que el “estilo” de la primera parte es un poco diferente a las que están por venir. Aún así espero que la historia sea de su agrado. Disfruten.

 

 


Encontré a Rodrigo en la cocina, desayunando tranquilamente unos panqueques con maple y un poco de tocino –“Vaya fiesta, ¿no crees?”- me dijo mientras intercalaba los bocados de panqueque con mordidas a las tiras de tocino; -“sí”-le respondí –“ciertamente no esperaba eso, aunque no recuerdo mucho, lo poco que recuerdo es…”

-¿Intenso?

-Sí, pero genial

-Jajajaja, me agrada escuchar eso. Mira Julián, recibí una llama de último momento de mi agente, debo ir rápido a la capital por unas cuestiones de trabajo, pero no te preocupes, te quedas en tu casa; se contrató un servicio de limpieza que llegara por la tarde, ya tienen llave y saben qué hacer, no necesitas decirles nada; prometo no tardar muchos días, cualquier cosa estamos en contacto por el celular, ¿ok?- me dijo Rodrigo con una sonrisa, mientras terminaba su desayuno, y empezaba a salir de la cocina

-Sí mi hermano, no te preocupes, y muchas gracias por alojarme, igual espero ya pronto resolver los tramites del divorcio y encontrar una nueva casa

-Claro carnalito, no te esponjes, ya sabes que no hay bronca, a decir verdad es muy chido tenerte cerca. Igual si quieres traer a alguien especial o algo…

-No, no creo, digo, no hay nadie, pero gracias por la oferta

-Ok, sin prisas, digo, vi que en la fiesta tuviste tus conquistas, ¿eh?, picaroooon- dijo con un tono juguetón- Diablos, se me hace tarde, bueno, tu relax, haz lo tuyo, y pronto nos vemos, ¿ok?

-Ok… ¿no te vas a cambiar de ropa?

-¡Nah!, mi agente tiene una muda de ropa nueva esperando en la camioneta que me llevara al aeropuerto, ya sabes, ¡las ventajas de ser rooooock staaaar!- dijo mientras hacía movimientos como si tocara una guitarra invisible.

 

 

 

Al terminar de desayunar me dirigí a mis aposentos, en donde tras una cálida ducha me vestí acorde a la temporada, otoño, y decidí salir a dar un paseo por el bosque que rodea la casa.

Antes de que Rodrigo comprara la “vieja casa” está había estado deshabitada por varios años; recuerdo que cuando llegué al pueblo (hace alrededor de unos diez años atrás) unos conocidos me platicaron que la pareja de ancianos que vivía ahí eran los últimos descendientes de un largo linaje de hacendados que vienen desde el origen del pueblo, a decir verdad la mayor parte del pueblo y sus alrededores pertenecían a esa familia cuando la gente se empezaba a asentar en ésta zona. En la casa sólo vivía la pareja de ancianos y una enfermera la cual cuidaba al anciano el cual recientemente había perdido su habilidad motriz y de habla; aunque sólo fue por poco tiempo, pues unos meses después la anciana sufrió la misma aflicción y la pareja falleció en el hospital al año. Imagino que al no tener hijos, crearon un vínculo sentimental con su enfermera, pues en su testamento le dejaron todo a la chica. Ella dejó el pueblo y puso en venta la casa, la cual a pesar de ser vieja, el terreno es amplio, ergo el precio fue algo que la mantuvo inhabitada por años, hasta que Rodrigo la comprara.

La flora del pueblo y de la zona es la clásica que encuentras en zonas montañosas como ésta: varios tipos de coníferas, más que nada varios tipos de estas por todas partes, un montón de pinos para resumir; abeto balsámico, tsuga, picea, cerezo de monte, fresno blanco, abedul pubescente (blanco) y amarillo, roble blanco y rojo, arbustos de arándano, flores como las anémonas, ranúnculos de varios colores, la margarita, laurel de monte, azalea, y violetas de varios colores. En tan agradable paisaje realicé mi caminata; era la una de la tarde cuando dejé la casa, con una botella de agua y un par de peras cafés, así que ni el hambre, sed, o que oscurezca sería una preocupación, pues aunque llevo ya varios años viviendo en el pueblo, ésta zona del bosque no la había explorado, y aunque hay osos negros y linces rojos, éstos no suelen acercarse por lo regular a zonas con población, (además de que hay abundancia de “alimento natural” como para querer acercarse a las personas y zonas habitadas) así que mi preocupación era más el perderme que ser atacado por algún animal; entre las cosas que lleve a la caminata incluí una brújula y una lámpara, que aunque no llegase a usar pues mi idea era no ir tan lejos ni por mucho tiempo, es una costumbre que tengo por hábito antropológico, también llevé una libreta y una pluma, aunque esas siempre las llevó encima, ja.

El paseo transcurrió de la misma manera que los muchos otros paseos que he realizado por la zona del pueblo; pude ver a lo lejos algunos ciervos de cola blanca, ardillas rojas y grises, conejos, y algunos gorriones. Tras un par de horas recorriendo la zona del bosque cercano a la casa, me encontré con unas ruinas de los pueblos originarios de la zona, quizá tuvieran más de mil años de antigüedad, no sé, digo, en donde estudié la licenciatura también estaba la carrera de arqueología, y mis padres son arqueólogos, pero fuera de unas nociones básicas y conocimientos históricos no sabría decir a la perfección que tipo de ruinas eran; por la forma en que estaban ubicadas las ruinas y su forma, imagino que era un cementerio, y por la zona, debieron de pertenecer a los “micmac; aunque también pudo ser un lugar para rendir culto y ofrecer sacrificios a la entidad que llamaban “wendigo”. Sea como fuese, hice algunos dibujos de las ruinas, así como un mapa lo más detallado que puede para informar al salvamento arqueológico del pueblo para que llevaran a cabo las investigaciones y salvaguarda del lugar.

A pesar de que había planeado hacer un paseo breve, el hallazgo inesperado de las ruinas hizo que pasara más tiempo del previsto, y mientras me dirigía de regreso a la casa vi que era muy probable que no me alcanzara la luz del sol, y tendría que seguir parte del camino de regreso al amparo de la noche, lo bueno es que había luna llena y tenía una lámpara para alumbrar mi camino, “todo estará bien” me dije a mi mismo mientras continuaba mi camino de vuelta a la casa.

 

Continuara…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s